lunes, 30 de mayo de 2011

MUEBLES HECHOS CON CARTÓN


Estantería y taburete hechos de cartón.
Marcos Nebreda | A Coruña
Funcionalidad, reutilización y originalidad son las claves de los diseños que Adriana Filgueiras plasma en sus muebles. Un mobiliario que, además de ligero, económico y ecológico, es resistente pese a estar hecho íntegramente de cartón. Esta arquitecta de interiores de A Coruña vio una oportunidad en la elaboración de muebles con este material y gracias a un período de formación en Francia, donde este tipo de técnica es más común, ha conseguido forjar un proyecto propio y que de momento, está teniendo una gran acogida.
Dice que no conoce a nadie en Galicia que haga lo mismo que ella. Sus comienzos comenzaron ligados al ecologismo y seis meses de formación en Marsella gracias a una beca en el taller de Julia Dubois le sirvieron a Adriana para aprender la técnica y el estilo. A su vuelta comenzó a preparar su lanzamiento al mercado y desde su página web y su taller ha conseguido que en sólo unos meses cada vez más gente conozca sus exclusivos diseños y las ventajas de amueblar una casa con cartón.
"Es un alternativa a todo lo que hay en el mercado", dice sobre sus productos. Adriana reutiliza desde cajas de frutas hasta embalajes de lunas de coche que encuentra en talleres y que "me resultan muy útiles", asegura, aunque también compra en cartoneras. Con ellos fabrica desde mesas o taburetes, a baldas, sillones e incluso armarios. Detrás de cada mueble hay un proceso de trabajo de alrededor de cinco días dependiendo del tamaño y su precio oscila entre los 50 y los 300 euros. Su fuente de inspiración es el diseño retro de los años 40, 50 y 60.
La técnica que emplea en su línea de mobiliario es similar a la empleada en muebles comunes, Adriana realiza un boceto a mano y planos de los que extrae una plantilla "para trabajar de forma precisa". Elabora una estructura interna que es la base de cada uno de los muebles sobre las que va ensamblando las piezas que ella misma corta, formando así el armazón exterior. Pero además, la artista se encarga también del proceso decorativo y personaliza cada pieza con colores, serigrafías y grabados.

 

Gran resistencia y pedidos 'a la carta'


"La gente es escéptica aún sobre este tipo de muebles y no esperan que sean muy resistentes", cuenta. Sin embargo, Adriana asegura que este material "es sorprendente y aguanta mucho, tanto como un mueble de madera". Además se puede mojar cuantas veces sea necesario porque sus diseños llevan un barniz al agua que respeta los compuestos orgánicos del cartón y que lo hace impermeable y resistente al agua.
Cada mueble realizado se adapta a los gustos y necesidades del cliente con el que asegura estar en contacto durante todo el proceso. De este modo se garantiza que ninguna pieza sea igual a la anterior y se ha atrevido incluso con muebles de gran tamaño, como armarios de hasta dos metros de alto. Además dice que es posible ir más allá y elaborar piezas como lámparas con una instalación eléctrica. De hecho ha realizado una mesa para ver serigrafías con luz interior.
En su lista de clientes hay desde interioristas que diseñan espacios comerciales a "gente de a pie que quiere tener una pieza especial". Además Adriana recibe ofertas y proyectos de 'packaging' de carácter diverso, desde un teatrillo para promocionar un disco infantil a envoltorios destinados a fruta ecológica. "El boca a boca y las redes sociales me funcionan muy bien", reconoce, y de momento no para de tener pedidos. No descarta otras vías como las ferias de muebles para darse a conocer.
La conciencia ambiental, la sostenibilidad y el reciclaje están muy presentes en su forma de trabajar y en su estilo de vida. La reutilización de materiales y el trabajo artesanal están en el origen de este sector cada vez más al alza. "Favoreces que elementos que van a parar al contenedor tengan otra vida", dice.

La artista, Adriana Filgueiras, en su taller.

Visión artística para un sector en crecimiento


Adriana ha encontrado una vertiente artística a su trabajo en la alianza que ha formado con el artista plástico rumano Ovidiu Batista. Juntos exponen actualmente una muestra de su trabajo en el Museo Arqueológico de Cambre, titulada 'Víctimas morales de los aeropuertos', en la que reflexionan sobre las personas que hacen de estos espacios sus lugares de vida rompiendo el orden de un lugar milimetrado y controlado. Además de en la red, en una tienda de la ciudad se han podido ver también algunos de sus diseños.
Así, con tesón y saber hacer, esta joven gallega que autofinancia todo su proyecto es optimista respecto al futuro y confía en expandir su negocio. La elaboración de muebles de cartón es un sector del mercado con gran aceptación en Francia y otros países europeos donde empresas como Bleuzen se dedican a ofertar y formar a gente que quiere dedicarse a este 'arte'.
En el ámbito del diseño con materiales como el cartón existen nombres propios como Eric Guiomar, Giles Miller o del mismísimo Frank Gehry, arquitecto célebre por sus construcciones organicistas donde emplea revestimientos innovadores y que consiguió darle una nueva dimensión estética al cartón demostrando sus posibilidades a gran y pequeña escala con mobiliario robusto y de gran minuciosidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada